Make your own free website on Tripod.com

RED NACIONAL DE MUJERES AFROCOLOMBIANAS "KAMBIRÍ"

Para Reflexionar

Inicio
Nuestro Propósito
Quienes Somos
Contáctenos
Plan de Acción
Fechas Conmemorativas
Nuestros Objetivos
Noticias
Para Reflexionar

 

UNA OJEADA A LA MUJER AFRICANA

 

Se nos ha pedido acercarles a la realidad de la mujer africana, pero debemos reconocer que es difícil resumir en un solo bloque la experiencia de un continente de 53 países marcados por una multitud de culturas. No se debe olvidar que cada país africano está conformado por diversas etnias y corrientes religiosas que a su vez tienen un toque cultural diferente. La diversidad étnica conlleva a una cosmovisión diferenciada para cada grupo de personas. Lo que nos lleva a comprender que la concepción de la mujer es distinta en diferentes países.

PRESENTAR UN ESQUEMA GENERAL AQUÍ ES

COMPLEJO

Con esto queremos decirles que trataremos de enfocar esta reflexión desde la realidad de la mujer en la zona de África Central ubicándonos mucho en la tierra donde nacimos: La República Democrática del Congo, sin ignorar que ésta última experiencia puede extenderse hacia otros lugares del continente.

Iniciaremos éste compartir mirando la historia y descubrir el desarrollo que ha tenido la mujer, destacando los espacios que ésta ha conquistado en el transcurso del tiempo.

HISTORIA

Desde la leyenda presentada por la historia de la creación en la cual se crea a la mujer tomando la costilla del varón, el género femenino se ha considerado siempre como un ser inferior al hombre. Seguramente los africanos no se libraron de éste machismo históricamente, la mujer no era reconocida en la sociedad, tampoco ejercía la misma función que el hombre, esta oprimida, no hablaba en público, era la sirvienta del marido y de los hijos. Se le valoraba en función de la maternidad y el trabajo que era la fuente de la economía familiar. La desvaloración de la mujer se cristalizaba en el hecho que a ésta no le permitiía estudiar, no era necesario hacer una inversión en la mujer que terminará sometiendose al régimen del varón y trabajando en el campo; sin embargo, la mujer tenía también un papel importante en las culturas africanas.

En Africa, todo aquello relacionado con la vida, es tarea de la mujer. Ella es considerada como portadora de la vida, a ella le corresponden las tareas de dar la vida, protegerla y hacerla crecer. La maternidad de la mujer africana es un elemento de estabilidad del matrimonio y de la familia. La mujer como garante de la vida es la que proporciona el ambiente familiar en el que las personas nacen, viven y reciben la necesaria protección y seguridad. La presencia de los hijos es primordial esperanza. Todas las familias africanas desean tener el mayor número posible de hijos, que representan el principal fuente de riqueza y el único modo de garantizar el clan.

La mujer es esencialmente madre, es el lazo de unión entre los antepasados que recibieron la vida de Dios, y las generaciones presentes y futuras.

Dentro de su tarea de generadora de vida, la mujer es educadora, es la que inicia a los hijos en el camino de la vida induciéndoles hacia la incorporación es identificación de los valores culturales, sociales y religiosos. La mujer hace personas. De la misma forma, la mujer es considerada como consejera de su marido. Es la que guía a su esposo a comportarse de manera adaptada a la sociedad.

Una de las características de la mujer es su espíritu del trabajo y su creatividad, las mujeres juegan un papel importante en la economía, trabajan más que los hombres, llevan sobre sus hombros el 53% de la carga total de trabajo, remunerado y no remunerado.

Aún así, siempre tienen tiempo para lucir sus mejores vestidos y realizar peinados de gran fantasía. Su gran sentido de la elegancia difícilmente se podrá ignorar, sus recursos o medios son escasos, pero su imaginación resplandece por todas partes, los vestidos, los adornos y su modo de pintarse cambian siempre según sea su religión o étnia a que pertenecen

DERECHOS DE LA MUJER

Históricamente la mujer no era reconocidad en la sociedad, tampoco ejercía la misma función que el hombre, estaba más bien oprimidad, poco a poco con la evolución, la imagen de la mujer ha cambiado con la famosa emancipación de la mujer, hoy día ella tiene derecho casi a todo.

Las mujeres no son tan silenciosas como parecen ser, algunas han tenido suerte de desarrollar sus capacidades, de ocupar los mismos puestos de trabajo que el hombre, de estudiar guardando siempre su responsabilidad de madre.Desde éste aspecto quiero presentar el papel que tiene la mujer en el Zaire o cómo ella reclama sus derechos.

  • En primer lugar en el Zaire, la mujer como en casi todas las culturas de éste inmenso continente es considerada como la portadora de la vida.

Hacemos estas tres distinciones.

  1. La mujer del pueblo

  2. La mujer de las grandes ciudades.

  3. La mujer intelectual.

Esta distinción es imprescindible en la medida que engloba también lo que es la historia y la evolución histórica de la mujer en nuestro país.

Primera parter: 1. La mujer del Pueblo.

Ella es aquella que lleva consigo una visión positiva de la tradición cultural Zaireña.

Con ella se puede aprender todo lo que es cultura, esta mujer trabaja mucho en el campo, cultivandolo.

Es una mujer que en el contexto histórico no ha tenido suerte de estudiar mucho.

No solo trabaja en el campo, sino también en su hogar y en su familia. La mayoría de las mujeres no piden la igualdad con sus maridos, lo que desean es ser reconocidas por ellos, por lo que son y por lo que hacen.

Lo más importante para ellas es la promoción social de sus hijos, en cuanto a la educación y responsabilidad de cada uno. Pero las jóvenes generaciones están descubriendo nuevas perspectivas, nuevas realidades, tal vez demasiado de prisa para sus posibilidades.

Qué hacen las Reliogiosas en éste Campo?

En éste campo en el que la mujer se siente inferior al hombre, lo primero que al llegar a los pueblos, piden las madres de familia es aprender a leer y escribir; sin lo cual se sienten muy marginadas.

Unas experimentan ésta necesidad en su trabajo, otras como una gran poblreza al tener que dar las cartas familiares a leer a otra persona......

Las mujeres de los pueblos muestran un gran e inagotable ánsia por aprender, por formarse, tanto a nivel intelectual como religioso, ellas quieren ser, mujeres evangelizadoras en sus ambientes.

  1. La mujer de las Grandes Ciudades

Ellas no son tampoco mujeres que hayan estudiado mucho, pero en contacto con la realidad de la ciudad, se siente más independiente y responsable; por otra parte se siente superior a la del pueblo.

Muchas de ellas se dedican al pequeño comercio, actividades de la ciudad; pero a pesar de todo esto, la primacía para ellas sigue siendo el dar la vida, el hacerse depositarias de la vida. Con su alegría dar alegría a la familia, con su trabajo sostenerla, con su constante vigilancia protegerla. En esto se situán y sienten igual que las mujeres del pueblo. La maá Zairoise es decir la madre Zaireña hoy quiere ser libre, quiere que se reconózca su dignidad y muchas veces frente al fracaso de los hombres, toma responsabilidades también en la vida pública, en el caso de la situación que vive nuestro país actualmente.

Esta mujer tiene una influencia grande sobre los hijos, sobre todo en el caso que estamos hablando de la ciudad, donde muchos niños se ven relativamente muy poco con los padres, ante una situación como ésta, las mujeres de la ciudad búscan y hacen lo posible para que sus hijos salgan adelante, para que ellos no sigan el mismo camino de sufrimiento que viven o llevan sus madres.

  1. La mujer Intelectual

Ella es una mujer que no necesariamente vive en la ciudad, en éste campo se encuentran también las religiosas que hoy día están enseñando o mostrando una nueva imagen de la mujer libre ante los hombres que siempre han tenido la suerte para ellos de dominarlas y marginarlas; sin embargo la religiosa desde su opción libre de seguir a Jesus, siente el ánsia, la gran necesidad y el deber de anunciar a todos que somos iguales ante Dios y Cristo nos quiere libres, sin ninguna marginación, pero todo esto queda todavía por practicar, es todo un camino de liberación para la mujer como para los hombres.

Por otro lado la mujer intelectual, por sus estudios se encuentra ante una visión del mundo mucho más amplia, muchas veces ésta mujer se auto-afirma y quiere tener también un puesto en la sociedad.

Muchas de ellas tienen suerte de trabajar en cualquier puesto donde se la necesita; por ejemplo: tenemos mujeres ministros, alcaldesas, etc.

Según la tradición cultural, ésta mujer tiene su dignidad y está considerada positivamente por los hombres; aunque como hemos visto en África en general, la mujer no tiene derecho a nada, servía solo para la procreación y era considerada inferior al hombre.

Sin embargo se va despertando, cada véz más y sigue reivindicando sus derechos.

Por otro lado, la mujer tiene una situación muy difícil, porque ella es extranjera en la familia y el clan de su marido. Éste aspecto afecta a los tres tipos de mujeres que estamos estudiando. Cuando dice una mujer “Mono ke kwenda na nzo na beto”; “Je vais chez moi”; “Voy a mi casa” esto quiere decir o significa que ella se va a casa de sus padres, ella llevará siempre el nombre de su padre, porque es allí donde ella se siente en casa.

Como la mujer es considerada como extranjera en el clan de su marido, ésta es como la ceniza que queda después de quemar un leño, el leño se hace carbón y ahí se queda (que es la hermana del marido); la ceniza se la puede llevar el viento, ésta es la cuñada es decir la esposa.

Ante la situación tan oprimente que el Zaire está viviendo hoy por hoy tenemos la responsabilidad de ayudar a las mujeres a tomar consciencia de sus riquezas, de sus dones, de las inmensas posiblidades humanas que cada una de ellas posee. A descubrir la importancia del trabajo en grupo y sus beneficios, no solo para el clan o la familia, sino para todos. Ha analizar sus problemas, las causas que los motivan, y la forma de enfrentarlos.

Ha que ellas mismas asuman la tarea de la promoción, su búsqueda de libertad y emancipación, como lo decía el fundador de la Comunidad de las Hermanas Blancas “Lavigerie”.

Hablando de la emancipación ésta aparece todavía como un deseo por parte de todas, pero no es compren

dido en el caso de algunas, como un valor que las libera, por falta de formación.

Hoy se está despertando la mentalidad de muchas.

Las mujeres caminan hacia delante uniéndose con otras mujeres, apoyando a sus maridos en sus luchas diarias, educando a sus hhijos, sabiendo que en ése futuro común hacia el que camina todo el país, tienen un lugar importantísimos y que a su véz está siendo reconocido.

La mujer Zaireña ha llegado hasta aquí por su valentía, su lucha diaria de años, su esfuerzo incansable que muestra a la mujer Zaireña como una persona con plena responsabilidad familiar y respetada por todos.

ESPACIO GANADO EN LA SOCIEDAD

Desde la emancipación de la mujer y la orientación de las Religiosas, la mujer ha emprendido una lucha en la que ha ganado mucho espacio que le ha permitido reivindicar sus derechos.

--- Educación: Las mujeres se han preparado en todos los campos, así que por su formación, ellas han superado los obstáculos que les impedían desarrollarse como tal.

--- En la política: En la política la mujer tiene participación activa asumiendo los altos cargos políticos (Ministras, Senadoras, Altas Ejecutivas..).

Aquí, la mujer se ha emancipado y se ha liberado del complejo de inferioridad que le mantenía sometida al régimen del hombre y ha reconocido sus propias capacidades y valores, Ej: La marcha por la reivindicación de la vida.

Educa tanto en su hogar coo en la Sociedad.

__En lo Social: La mujer ha ganado mucho respeto, ella es escuchada y valorada como madre: Maman. La que educa su hogar y toda la sociedad.

---En el Campo Religioso: En el campo religioso en donde la mujer Africana no era valorada por sus compañeras extranjeras y la vida religiosa no era aceptada en el contexto africano, se ha dado un cambio significativo, ya que ésta opción de vida ha sido aceptada y entendida en muchos lugares del continente, y en la mayoría de las comunidades religiosas, las grandes responsabilidades son asumidas por ellas. Las mujeres en los países que predomina el catolicismo son grandes líderes, en la catequésis, los movimientos de las Parroquias, etc.

Por:  ADELINE IWANGOMO

         MARIE-CLAIRE IULNGA

Religiosas  Africanas de la Compañía Misionera del Sgdo. Corazón

Texto de la Segunda Asamblea Nacional de  la Red de Mujeres Afrocolombianas realizada en Buenaventura - Valle.

flechas.jpg